MENU

A finales de los años noventa estuve un tiempo, bastante largo, fotografiando con una nikon 801’s y un objetivo de 20mm marca la cabra cuya abertura máxima era f3.8, soliendo llevar la cámara colgada a todas horas la idea era disparar a la altura de la cintura y por estimación, evidentemente con un 20mm a f3.8 y con el foco a un metro aproximadamente es prácticamente imposible fallar, el foco es total, el control de la imagen ya ni te cuento, uno contempla la escena a poca distancia sin que nadie se percate de la intención que llevas en mente, llegas a sentir como se va acercando el instante decisivo… y entonces le das al click.

Tomás Badía

boda-gitana-01
«Boda gitana en el salon Forsany, Massanassa»

 

fotoperiodismo-tomas-badia
«En el bar de Porfi, Catarroja»

 

 

 

 

Comments

I always emailed this blog post page to all my contacts, since if like to read it next my links
will too.

Tu comentario está pendiente de moderación.
Add Your Comment

CERRAR